Chile 1962

El mundial de Brasil sin Pelé: Chile 1962

La sede

Figura

Goleador

El Tri

Campeón

Resultados

Curiosidades

Equipo ideal

Especial
Algunos dicen que esta justa fue la peor de la historia, ya que se realizó en un país que acababa de sufrir una gran tragedia

edgar.luna@eluniversal.com.mx

Fue el Mundial en el que Brasil ganó sin Pelé. Algunos dicen que esta justa fue la peor de la historia, ya que se realizó en un país que acababa de sufrir una gran tragedia, debido a un sismo que destruyó parte del sur de Chile, pero también debido a los pocos goles anotados y la magra asistencia a los estadios.

A pesar de eso, la Copa del Mundo de 1962 se llevó a cabo en ese país.

Y Brasil lo ganó sin Pelé, porque a pesar de que O’Re i formaba parte de la plantilla, sólo jugó el primer cotejo, ante México y parte del segundo ante Checoslovaquia, debido a una lesión.

Aun así los brasileños eran los favoritos, debido a que la base dele quipo eran los mismos que ganaron la Copa del Mundo de Suecia en 1958. Otro equipo que pintaba era la selección de España, que llevaba entre sus filas al húngaro Ferenc Puskas, y al argentino Alfredo Di Stéfano, ambos naturalizados españoles. Pero al final no pasó siquiera de la primera fase.

La gran sorpresa en el Mundial andino fue la selección de Checoslovaquia. El futbol checo, escondido en la Europa del este, poco a poco fue avanzando, calladito, calladito, hasta que apareció en la final contra los brasileños.

Y Brasil traicionó por momentos su estilo. De inicio, ante la baja de Pelé, los sudamericanos apelaron a la fuerza, hasta que entre Amarildo y un tal Manuel Francisco dos Santos, mejor conocido como Garrincha, devolvieron la magia. ¿Quién era Garrincha? Era considerado el mejor regateador del mundo; incluso dicen que él fue quien inventó el característico quiebre. Curiosamente tenía una pierna más larga que la otra, la columna vertebral torcida por la poliomelitis, pero jugaba como un demonio.

Mientras que el anfitrión, Chile, llegó lo más lejos que pudo con base en sangre y fuego.

Es famosa La Batalla de Santiago, que se realizó en el juego entre los andinos e Italia. Fue en el segundo juego para ambos de la primera fase. La Nazionale se había hecho de las antipatías de todo el pueblo, debido a su arrogancia y a las declaraciones despectivas de la prensa sobre el país sudamericano: “En vano los chilenos, como para consolar a los italianos, dicen que Santiago se parece a Turín [...]

Y ello tal vez para tratar de hacer olvidar la realidad de esta capital, que es el símbolo triste de uno de los países subdesarrollados del mundo y afligido por todos los males posibles: desnutrición, prostitución, analfabetismo, alcoholismo, miseria...”. El juego fue sólo un pretexto para lo que se suscitó momentos después.

Los jugadores italianos entraron al campo con flores, repartiéndolas entre el público, tratando de mitigar la ofensa, lo que fue un esfuerzo estéril.

Chile ganó 2-0 un juego de lleno de rudeza y sangre. Al minuto 7 un italiano se fue expulsado; más adelante el delantero andino, Leonel Sánchez, le destrozó la cara de un golpe al defensa azzurro Mario David, quien por “recibir el golpe” se fue también expulsado y más tarde el delantero Maschio se fue con la nariz fracturada.

“Caníbales”, espetaron los italianos, por medio de su prensa, al término de aquel violento enfrentamiento.

Ya en las semifinales, Brasil echó al anfitrión con dos goles de Garrincha y dos de Vavá. En la otra, en duelo europeo, Checoslovaquia dio cuenta de Yugoslavia, por 2-1.

Y llegó la gran final. Checoslovaquia anotó primero, pero Brasil había recuperado la memoria. Con goles de Amarildo, Zito y Vavá, Brasil consiguió su segunda Copa del Mundo.

Y la ganó sin Pelé.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

La sede

Figura

Goleador

El Tri

Campeón

Resultados

Curiosidades

Equipo ideal

En video

{{video.node.date}}