Historia de los Mundiales

México 70: el campeonato de la magia

La sede

Figura

Goleador

El Tri

Campeón

Resultados

Curiosidades

Equipo ideal

Especial
El de México 1970 fue el campeonato de la magia, copyright de la Verdeamarelha, aunque la entonces Alemania Federal, Uruguay, Inglaterra, Perú y hasta Italia, también contribuyeron para crear una edición inolvidable.

daniel.blumrosen@eluniversal.com.mx

Futbol technicolor, remasterizado, con el más brillante Scratch du Oro en el rol protagónico. Reconciliación del balompié con sus orígenes y ese público que experimentó decepción durante los grises Chile 1962 e Inglaterra 1966.

La IX Copa del Mundo marcó un parteaguas en la historia del evento. Bajo la guía de Edson Arantes do Nascimento Pelé, la selección brasileña comprobó que el arte también derrumba las puertas de la gloria.

El de México 1970 fue el campeonato de la magia, copyright de la Verdeamarelha, aunque la entonces Alemania Federal, Uruguay, Inglaterra, Perú y hasta Italia, también contribuyeron para crear una edición inolvidable.

Los dirigidos por Mario Zagallo cerraron la etapa más brillante en la historia del máximo evento futbolístico del planeta: tres coronas en 12 años, lo que les valió adjudicarse para siempre la copa Jules Rimet, dado que así estaba establecido desde un principio.

Por primera vez en la historia, el torneo fue transmitido en televisión a color. Innovación tecnológica que llegó justo a tiempo. Algunos de los capítulos más memorables de esta fantástica historia llamada “Copa del Mundo” se escribieron sobre terrenos de juego mexicanos.

Ninguno como el del 17 de junio, en el Estadio Azteca. La Squadra Azzurra y la Mannschaft sostuvieron un choque demencial, bautizado como el Juego del Siglo. Los italianos se impusieron en tiempo extra (4-3). Esa media hora fue de vértigo, tras el 1-1 de los primeros 90 minutos, en duelo dirigido por el árbitro peruano-mexicano Arturo Yamasaki.

Dicha confrontación fue llevada al límite por Franz Beckenbauer. El defensa central germano se dislocó el hombro derecho, pero no salió del partido. Jugó buena parte con un cabestrillo. Coraje inalcanzable para disputar la final.

Al igual que el de Gordon Banks, aquel mítico guardameta inglés. Figura de su combinado que regaló una de las estampas más bellas en la historia de las Copas del Mundo. Era un juego de fase grupal, pero él y Pelé lo hicieron clásico con aquella jugada que parecía gol... Hasta que el meta sacó el brazo para desviar la pelota.

Balompié technicolor... Y limpio. La Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA) adoptó el uso de las tarjetas amarillas y rojas. Sólo se echó mano de las primeras. Torneo sin expulsados, lo que no ocurría desde 1950.

También aparecieron las sustituciones, dos por combinado. Tener la posibilidad de modificar su plantel durante el juego permitió a los directores técnicos mantener un alto nivel competitivo durante los 90 minutos y más allá.

Alemania Federal concluyó tercera, mas protagonizó dos de los choques más electrizantes. Antes de jugar la semifinal contra la Nazionale, resucitó de sus cenizas para eliminar a Inglaterra en la ronda de los ocho, en lo que fue un desquite inmediato de la final de cuatro años antes sobre el legendario césped de Wembley.

Caía por dos anotaciones a media hora del final, pero Beckenbauer y Uwe Seeler obligaron la prórroga, donde Gerd Müller provocó el delirio de los aficionados presentes en el entonces llamado estadio Nou Camp de León.

Torneo que también representó el inicio de una tradición que se mantiene a la fecha. La empresa Adidas presentó a Telstar, el primer balón oficial de un Mundial. Su diseño es hoy leyenda: con pentágonos y hexágonos blancos y negros.

Parte del legado de México 1970, certamen que marcó el tricampeonato mundial de Brasil y la vuelta del futbol technicolor, ese que enamora y llena estadios.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

La sede

Figura

Goleador

El Tri

Campeón

Resultados

Curiosidades

Equipo ideal

En video

{{video.node.date}}