Historia de los Mundiales

El Mundial ganado en casa: Argentina 1978

La sede

Figura

Goleador

El Tri

Campeón

Resultados

Curiosidades

Equipo ideal

Especial
Daniel Alberto Passarella levantaba la Copa del Mundo en señal de victoria, aunque la sombra de la dictadura de Jorge Rafael Videla dejó una marca indeleble en esa conquista

hector.morales@eluniversal.com.mx

Y la pantalla del estadio Monumental decía: ¡Argentina, campeón! La nación albiceleste festejaba a su selección en las calles con banderas. Daniel Alberto Passarella levantaba la Copa del Mundo en señal de victoria, aunque la sombra de la dictadura de Jorge Rafael Videla dejó una marca indeleble en esa conquista.

Mundial bajo sospecha, un torneo oscurecido por las denuncias de flagrantes violaciones a los derechos humanos en el país sede. Señalamientos y quejas de que el futbol se utilizó en tierras argentinas para acallar el dolor de quienes sufrían el castigo del régimen de la Junta Militar.

“Mientras se gritan los goles, se apagan los gritos de los torturados y de los asesinados”, describió Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, en el documental titulado: La Historia Paralela.

Argentina venció a Holanda en la final por 3-1. Mario Kempes había hechos dos goles que gritó por todo el recinto deportivo casa del River Plate. Los papeles blancos y azules estaban en la cancha. El Matador levantaba los brazos por haber sido el guía de un combinado nacional que se coronaba campeón del orbe por primera vez.

El partido entre sudamericanos y europeos fue sufrido. Kempes mandó al frente a los argentinos al minuto 38. Los holandeses empataron sobre la recta final, al 82’. Los tiempos extras llegaron. Entonces la victoria local se escribió con otro gol del camiseta 10 de la albiceleste y uno más de Daniel Bertoni, al 116’.

Versiones cuentan que mientras Argentina celebraba el triunfo de su selección en el terreno de juego, a poco más de dos kilómetros, en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), principal cárcel clandestina de la dictadura de Videla, la tortura y desapariciones se daban cita.

Pero el régimen militar también habría incidido en los resultados mundialistas, según testimonios de los involucrados. El olor a corrupción no se ha alejado de esa justa y con el paso de los años se ha acrecentado.

Y más cuando en la recta final del torneo, Argentina necesitaba ganarle 4-0 a una selección de Perú respetada para acceder a la final. La albiceleste no solamente logró esa goleada, sino que el marcador final fue de 6-0.

Desde entonces han quedado dudas acerca del rendimiento de los futbolistas de la selección peruana. la mayor parte de las miradas inquisidoras se fijaron en el portero Ramón Quiroga, quien era argentino nacionalizado peruano.

Incluso, el mismo guardameta aceptó que aunque no recuerda si fue en el medio tiempo o antes del polémico encuentro, el combinado de Perú recibió la visita del propio Videla y Henry Kissinger, entonces secretario de Estado de Estados Unidos.

Además observó “cosas raras” en ese crucial duelo que le dio el pase a la final a la albiceleste: “Ese partido lo jugaron jugadores que no habían estado en ningún otro partido. Jugó [Raúl] Gorriti, que regala el cuarto o quinto gol. Jugó [Rodolfo] Manzo, jugó [Roberto] Rojitas...”, recuerda Quiroga.

Para la FIFA, esa Copa del Mundo de 1978 quedó registrada como la primera conquista para Argentina, pero el resto del orbe sigue con dudas acerca de la legalidad de ese certamen, además de que los mismos integrantes de esa selección albiceleste quedaron con la sensación de que le “lavaron la cara” a un régimen dictatorial que cometió violaciones a los derechos humanos.

“Duele saber que fuimos un elemento de distracción para el pueblo mientras se cometían atrocidades”, lamentó el entonces seleccionado argentino Osvaldo Ardiles.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

La sede

Figura

Goleador

El Tri

Campeón

Resultados

Curiosidades

Equipo ideal

En video

{{video.node.date}}