El tráfico vespertino de Sao Paulo los retrasó

Estados Unidos ya está en Brasil

AP
El entrenador alemán, Juergen Klinsmann llegará el martes pues permaneció en Miami para observar un amistoso entre Ghana y Corea del Sur

@univ_deportes

SAO PAULO (AP) — La selección estadounidense no tuvo problema para recorrer en avión los 530 kilómetros (335 millas) que hay entre Jacksonville y Miami. Tampoco hubo dificultades en el viaje nocturno de 6.500 kilómetros hasta Sao Paulo.

Lo complicado fue avanzar por las congestionadas calles de Sao Paulo, desde el hotel donde se concentran los jugadores hasta el campo donde entrenan, un recorrido de seis kilómetros y medio (cuatro millas) .

"No hemos tenido complicación alguna, salvo por el tráfico. Fuera de eso, nada está mal" , dijo el arquero Tim Howard el lunes, después de que los estadounidenses aterrizaron en Brasil, exactamente a una semana de que disputen su primer partido de esta Copa del Mundo, frente a Ghana.

El equipo aterrizó procedente de Miami y llegó a su hotel aproximadamente dos horas y 20 minutos después, en un autobús pintado con una imagen de la bandera estadounidense y con la leyenda "Unidos por un equipo, conducidos por una pasión" . Vehículos de la policía abrieron paso al autobús, y un helicóptero sobrevoló la zona durante el desplazamiento.

Cuatro soldados en uniforme y una treintena de policías con equipamiento antimotines montaban guardia frente al hotel, adyacente a un parque, en una calle flanqueada por árboles. Los jugadores, algunos con los ojos llorosos, recibieron un aplauso cuando entraron al vestíbulo del hotel.

Lo que en los mapas aparece como un trayecto corto al lujoso complejo de entrenamiento del club Sao Paulo en Barra Funda llevó 45 minutos en medio del pesado tránsito vespertino, en momentos en que una huelga en el tren subterráneo llegó a su quinto día y agravó el caos. En una céntrica estación del tren, la policía dispersó a un grupo de trabajadores mediante gases lacrimógenos.

Pero la tranquilidad fue el principal sentimiento perceptible entre los jugadores estadounidenses. Las instalaciones en Barra Funda cuentan con tres canchas reglamentarias y dos más pequeñas, para los arqueros y para entrenamientos más intensos. El campo principal de fútbol tiene un graderío con 704 butacas.

Hay 20 habitaciones donde los jugadores y el cuerpo técnico pueden dormir o relajarse entre las prácticas, además de piscina, cocina, comedor, peluquería y salón de juegos con billares y consolas de video.

El técnico Juergen Klinsmann haría su arribo el martes. Permaneció en Miami para observar un partido amistoso entre Ghana y Corea del Sur.

En su séptimo Mundial consecutivo los estadounidenses también enfrentarán a Portugal y Alemania por el Grupo G.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

En video

{{video.node.date}}