Sueño hecho realidad

El ceniciento del crucero

ÓSCAR GONZÁLEZ
Así como hay historias de empresarios, dirigentes en cruceros mundialistas, está el otro lado. El del aficionado "Cenicienta" que vive un sueño de hadas en Brasil 2014

José Ángel Parra y Óscar González / Enviados

[email protected]

NATAL, Brasil.- Así como hay historias de empresarios, dirigentes o ex mandatarios en cruceros mundialistas, está el otro lado. El del aficionado "Cenicienta" que vive un sueño de hadas en Brasil 2014, sin haberle invertido un centavo.

Uno de ellos se llama Ricardo Morales. Loco por el futbol, a este poblano de 30 primaveras se le ocurrió recolectar taparroscas de Coca-Cola con tal de hacer válida una promoción alusiva al certamen más importante del orbe. Presuroso, compraba la bebida y solicitaba a los meseros de los restaurantes o bares a los que iba que le dieran los taparroscas que tiraban los demás, mediante una propina.

Algunos apenas le daban 10 tapas, otros hasta 100. Se hizo un vicioso al coleccionarlos. "La idea era sacar códigos de tapas y contestar preguntas en Internet", comparte Morales, feliz, después de ver triunfar a México, en Natal, frente a Camerún, y antes de abordar la unidad de regreso al crucero MSC Divina, donde disfruta un viaje de cuento por las costas brasileñas. "Generalmente las tapas las juntábamos cuando salíamos de fiesta y por día nos llegaban a dar hasta 100 y nos íbamos felices. No te miento si te digo que metí más de mil tapas".

Ahora el premio le otorga a él y a 10 de sus amigos pasear en el buque durante dos semanas, con la posibilidad de ver no solamente los partidos del Tri, sino otros tres encuentros de Copa del Mundo en distintos escenarios, siempre con la base de la embarcación como su lugar de hospedaje.

"Fui uno de los tres ganadores. Me enteré el 12 de mayo, estuvo increíble. Recibí un correo de que había ganado y a la semana se me fue dando todo. No me imaginaba en un crucero y no me veía en Brasil. Aquí me he encontrado personalides, Felipe Calderón, Esteban Arce, gente de la Federación Mexicana de futbol. Mi hermana, incluso, le sacó un autógrafo a Calderón. También vimos a Facundo y otra gente de la farándula", presume el emocionado muchacho.

A tal grado ha sido su sorpresa, que un día se le ocurrió revisar la página de los organizadores y descubrió que su viaje, con los 10 amigos incluidos equivale a un gasto de 3 millones de pesos.

"Uno de mis cuates, que recién entró a trabajar, le dijo a su jefe: 'Me des o no permiso, me voy al Mundial'", asegura Ricardo, risueño, quien vive la rutina de los famosos e incluso se toman la foto con ellos, como su hermana, quien guarda, como tesorito, el autógrafo del ex presidente Felipe Calderón.

 

 

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

En video

{{video.node.date}}