En la ciudad de Santos están los grandes tesoros de la ‘Canarinha’ de los 70

Un altar para las estrellas

Al ex zaguero Pepe le emociona que México haya escogido la ciudad paulista de sede

[email protected]

SANTOS.— El barrio más apasionado por el futbol de esta ciudad, la casa de la Selección Mexicana en el Mundial, se llama Vila Belmiro. Aquí se encuentra el altar que los santistas han levantado en “Memoria de México”. Está dentro del Museo del Futbol en el estadio Urbano Caldeira del Club Santos.

Toda una vitrina está reservada el mítico campeonato de México 1970. Aquí está el inmenso sombrero de charro que el ídolo Edson Arantes do Nascimento Pelé portó cuando Brasil se coronó campeón del mundo. Es uno de los tesoros mejor guardados por esta ciudad.

Además del sombrero está un inmenso póster con la fotografía de unos mexicanos pasando frente a un letrero en el Centro Histórico de la Ciudad de México que reza: “Hoy no vamos a trabajar, vamos a ver a Pelé jugar”.

En este museo está contenida toda la historia del Rey Pelé, desde que en Minas Gerhais era un niño, desde que llegó al equipo Peixe, el Club Santos, con 15 años de edad, cuando lo apodaban Gasolina. Y la vida de Pelé cuenta la historia del Club Santos, el equipo maravilla.  El mejor del planeta en los años 60 y 70. Era conocido como El Santos de Pelé.

Pero O Rei no estaba solo, era acompañado del talento de otras estrellas. Tenía la potente zurda de Pepe, la inteligencia de Dorval y la profundidad de Mengalvio. Juntos consiguieron que el equipo de Vila Belmiro adquiera repercusión a nivel internacional.

En el barrio de Vila Belmiro, aún es posible ver a esas estrellas del “equipo maravilla”. Hace unos meses, un 25 de febrero, aquí me encontré con José Macía, mejor conocido como Pepe. El zaguero con la zurda más potente del mundo. En aquellos años chutaba la bola a 122 kilómetros por hora. Roberto Carlos, otro zurdo de la verdeamarelha tiraba apenas a 109 kilómetros.

Ese día cumplía 79 años. Como regalo decidió visitar la peluquería de Didí, adonde las estrellas del Santos gustan de ir. Casi todos los grandes futbolistas pueden hacerlo, excepto Pelé. Su fama lo ha condenado, cuando él llega la gente se desborda. Pero Pepe puede darse ese privilegio.

“Hice toda mi carrera en Santos Futebol Clube. Fueron 18 años. En Santos jugué 750 partidos con 405 goles y en la selección de Brasil 40 partidos con 22 goles. Siempre he dicho que soy el mayor goleador de Santos, porque el mayor que es Pelé, no es de este planeta, es de Saturno”, bromea Pepe, quien guarda la figura y atesora los recuerdos de los más bonitos que ha tenido en la vida: la pasión por el futbol.

Ese Santos de O Rei Pelé hacía campañas por todo el mundo. Todos querían verlos jugar. Hacían una gira anual por las Américas y muchas veces fueron a México, además del Mundial del 70. Así fue que se enamoraron del país.

“Cada vez que íbamos a México nos deslumbrábamos. Gustábamos mucho de México, del pueblo mexicano muy hospitalario y entonces hacíamos grandes juegos. Teníamos muchos amigos. Contrataron a muchos futbolistas brasileños. Nos gustaba mucho la comida y las ciudades mexicanas son muy bonitas”, asegura Pepe, quien afirma estar emocionado porque México haya elegido a esta ciudad como su casa para el Mundial de Brasil 2014.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

En video

{{video.node.date}}