Ticos

Una motivación que rinde frutos

AP
Después de 24 años, los ‘ticos’ vuelven a clasificarse a la segunda ronda y toman con calma duelo contra Inglaterra

[email protected]

SANTOS.— Fue la noche del 13 de junio, el salón de actos del hotel Luzeiros de Fortaleza fue el lugar: Jorge Luis Pinto, entrenador de la selección costarricense, aprovechó las vísperas del debut contra Uruguay para proyectarle a la plantilla una película llamada Italia 90, en la que se relata la gesta de sus compatriotas en el Mundial de 24 años atrás y que representaría un estímulo único antes de iniciar la competencia en Brasil 2014.

“Nosotros sacamos de ese filme cositas para ponerlas en el campo y nos sirvió, sobre todo, en el aspecto emocional. Si una selección costarricense lo logró, ¿por qué nosotros no?”, dijo el defensor Óscar Duarte.

Al día siguiente, el propio jugador del Brujas de Bélgica anotó un gol histórico y fue uno de los grandes héroes de la victoria Tica sobre Uruguay, bicampeón mundial y semifinalista en la pasada justa de Sudáfrica 2010.

Las casualidades deportivas hicieron que Costa Rica, con su triunfo por 1-0 sobre Italia, consiguiera la hazaña de la clasificación a octavos de final de Brasil 2014 el 20 de junio, exactamente 24 años después de que los costarricenses se clasificaran a la segunda ronda del Mundial de Italia 1990.

Las coincidencias entre ambos ciclos abundan: entrenador extranjero, un equipo que había sido dado por muerto antes de iniciar el torneo, un portero como figura, un padre y un hijo que representaron a su selección en cada edición del Mundial.

“Esto es una locura, esto es tremendo. Estamos viviendo esta alegría como aficionados. Yo, como ex jugador, necesitaba llenar el balde. Ya era hora de una nueva felicidad. Estoy sumamente metido con este equipo”, dijo ante los medios costarricenses Roger Flores, capitán de la selección de 1990.

 

El conjunto centroamericano tendrá tiempo ahora para afrontar el último duelo ante una eliminada Inglaterra ya con la clasificación en el bolsillo y para después pensar en pasar la barrera de los octavos de final y dejar ya en el pasado la derrota por 4-1 contra Checoslovaquia, que significó el final del sueño Tico en 1990.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

En video

{{video.node.date}}