El 'Capitán' Leyenda

Es un 'káiser' magno

Getty Images
Rafael Márquez ya ha aprendido de sus graves errores para ser el líder que puede guiar al Tri al éxito

[email protected]

Había una duda. ¿Se vería al Rafael Márquez “bueno” o al “malo” en Brasil 2014? Ayer, el propio líder del Tri dio la respuesta: se vio la mejor versión del zaguero mexicano, el que ha aprendido de los errores que ha cometido.

Acostumbrado a perder la cabeza en momentos clave con la camiseta de México y sus clubes, el capitán encontró la redención mundialista, al abrir la puerta con un gol para que México venciera a Croacia 3-1.

“El último error que tuvo fue en la Copa Libertadores. Lo primero que hizo en el aeropuerto fue acercarse a mí y pedirme una disculpa por lo que sucedió”, recuerda Jesús Martínez Murguía, presidente del León, equipo donde milita Márquez. “Ha aceptado sus errores, comentó que no pasaría de nuevo y sé que esas fallas le sirvieron para superarse”.

Ante los croatas, el Káiser de Michoacán se transformó en un general. Diluyó los ataques con clase, salía jugando y puso orden en la zaga nacional. Aunque también jugó al filo de la navaja.

Primero, una dura falta sobre Luka Modric y más tarde una barrida temeraria hacia Perisic, que le costó la tarjeta amarilla. No se sabía si Márquez mantendría la serenidad el resto del juego para no ser expulsado como en otras ocasiones.

Pero lo hizo, mantuvo la sangre fría y entregó cuentas inesperadas: hizo su tercer gol en Copas del Mundo distintas (2002, 2010 y 2014) para empatar a Cuauhtémoc Blanco en ese rubro y dio una asistencia a Javier Hernández.

“Está de regreso. ¡Vaya tres partidos que lleva! Es el único jugador que ha sido capitán cuatro veces en cuatro Mundiales”, alaba Martínez Murguía. “Todo el trabajo que ha hecho en su carrera, un líder nato, un ganador en toda la extensión de la palabra y hoy está liderando una Selección Mexicana que ya está en octavos de final”.

El clímax de la carrera del veterano zaguero mexicano llegó en su estancia en el Barcelona español. Ahí lo logró todo. Fue campeón de la Champions League, Liga ibérica y Mundial de Clubes.

Sin embargo, su ciclo terminó como blaugrana en 2010 y decidió irse a la MLS de Estados Unidos para jugar con los Red Bulls de Nueva York. Una aventura de un bienio que no tuvo provecho para Márquez.

León lo buscó. El zamorano aceptó para guiar a los Panzas Verdes a  conseguir el segundo bicampeonato en la historia de los torneos cortos en México.

“Sabemos que los dos años que estuvo en Estados Unidos no le ayudaron mucho, porque tuvo muchas lesiones y porque el nivel de la MLS es muy físico”, describe el mandamás esmeralda. “El que haya aceptado ir al León fue importante. A su llegada levantó su nivel, fue capitán bicampeón. Es una gran persona, lo considero un gran amigo. Me ha enseñado muchas cosas y estoy orgulloso de él y de lo que está haciendo con la Selección”.

El proceso turbulento que vivió el Tri en la eliminatoria provocó diversos cambios en la dirección técnica del cuadro verde.

Finalmente, Miguel Herrera asumió las riendas y colocó a Márquez como el único indiscutible. Era él y 10 más, según dijo El Piojo.

El tiempo le dio la razón al Colorado. Las virtudes de Márquez han quedado claras en Brasil 2014, certamen en el que el Káiser de Michoacán no ha necesitado ser un tirano para mandar en el Tricolor.

“Es alguien profesional. No es el líder que grite, porque sólo con su presencia lo puedes notar”, señala Jesús Martínez Jr. “Es muy humilde, el que más apoya a los chavos. Me ha llegado a pedir cosas por ellos. La gran persona que es lo ha llevado a ser de los mejores futbolistas mexicanos de la historia”.

Razón por la cual, es un tipo admirado por el medio futbolístico nacional. Rafa no ha defraudo: “Merece mucho reconocimiento, porque con su liderazgo ha guiado a México a octavos de final”.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

En video

{{video.node.date}}