Richard Santos Rodríguez es el ‘Niño Amuleto de México’

Galería: Con el corazón tricolor

Nació en Brasil hace 13 años, pero su selección favorita es la del ‘Piojo’

[email protected]

SANTOS.— Richard Santos Rodríguez no es un niño normal. Ha conseguido lo que muchos aficionados mexicanos no han logrado. Con su perseverancia, carisma y sinceridad, se ha ganado el corazón de la Selección Mexicana en Brasil, al grado que lo consideran como su amuleto de la suerte.

Es una mañana de miércoles, soleada y despejada, algo raro luego del clima lluvioso que acompaña al Tri en cada ciudad de Brasil a donde llega. Tras el triunfo de 3-1 frente a Croacia en Recife, han regresado para retomar sus entrenamientos para el partido contra Holanda. Hoy es un día especial, sobre todo para Richard Santos. Es su cumpleaños.

En el Centro de Entrenamiento Rei Pelé, la Selección realiza trabajo regenerativo para extender y relajar los músculos. El viaje ha sido largo. Adentro sólo están los medios de comunicación. Afuera, unos 20 aficionados mexicanos se han juntado para gritar porras y cantar Las Mañanitas. No. No son para Richard Santos. La coincidencia es que él también nació un 25 de junio al igual que el jugador mexicano Miguel Layún.

Richard Santos llegó a este mundo en 2001, y a sus 13 años es un niño independiente y perseverante. Como cada mañana está afuera del campo de entrenamiento con su morral de plástico cruzado al cuerpo con una agujeta roja. Adentro está su álbum del Mundial, con una página especial que lleva en el corazón, la de la Selección Mexicana. Él también ha podido entrar al Centro Rei Pelé.

Aunque Richard Santos es brasileño y nació en Santos, su corazón está en México. Es hijo de una generación de niños que ahora son padres y crecieron con las victorias del equipo Peixe, el Santos de Pelé, el que conquistó campeonatos en todo el mundo y gustaba de jugar en México por el cariño que los brasileños tomaron al país tras el Mundial del 70. Esa Copa que conquistaron gracias a que jugaron como locales, con el apoyo enloquecido de los mexicanos.

Richard lleva en su corazón ese cariño por México. Por eso, cuando los aficionados mexicanos le colocan la bandera nacional en la espalda al enterarse que es su cumpleaños y saber de su pasión por el Tri, Richard la abraza, la frota a su pecho y le da un beso.

Es un torcedor apasionado. Conoce los nombres y las posiciones de todos y cada uno de los jugadores del Tri, hasta los de la banca. Su ídolo es el goleiro Jesús Corona, porque él también juega de portero. Es la posición en la que se siente más cómodo.

Apenas el fin de semana, luego del triunfo de México sobre Croacia, Richard ganó una apuesta de 20 reales, con los cuales busca comprarse unos nuevos guantes de portero.

Desde que México llegó a entrenar aquí, se le podía ver afuera con su morral cruzado al cuerpo. Siempre solo. Sale de su casa y camina hasta acá. Llega desde temprano y espera a los jugadores hasta que salen para regresar a su hotel. Ya había buscado de mil maneras que los seleccionados le firmaran el álbum.

Su perseverancia dio frutos hace una semana, cuando le permitieron entrar. Aquella vez conoció a Jesús Corona, quien lo puso a que le ayudara a recoger los balones que le tiraban durante el entrenamiento. En el lado derecho de su camisa, Richard luce un botón del Tri que le regalaron.

Este miércoles festejó su  cumpleaños 13 con la Selección Mexicana. Pudo convivir con todos los seleccionados mexicanos, saludarlos y verlos muy de cerca. El Niño Amuleto del Tri cumplió así su gran sueño.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

En video

{{video.node.date}}