El holandés aceptó que se tiró

UN ‘ROBBO’

Getty Images
Un penalti inexistente (confesado así por el propio Robben) deja a México fuera del mundial; el Tri ganaba, pero busca defender su gol y en 5 minutos recibe dos tantos

[email protected]

FORTALEZA.— El desconcierto atrapó a Miguel Herrera y a sus muchachos. No podían entender por qué, en el último minuto, el árbitro se inventó un penalti que terminó por eliminar injustamente a México de la Copa Mundial Brasil 2014.

“El equipo jugó bien, tuvimos un par de descuidos, luego en el remate que nos hacen el gol, pero después hay que decirlo como fue, de cuatro partidos, recibimos arbitrajes muy desastrosos.

[Arjen] Robben se aventó tres clavados, tenía que haberlo amonestado, cuando mandan a una árbitro de una confederación de un mismo equipo, te entra la duda de para qué traen a árbitros de otras confederaciones”, dijo El Piojo.

El propio astro holandés, Arjen Robben, reconoció que trató de engañar al árbitro en el primer tiempo, lanzándose un clavado.

“Tengo que disculparme. En la primera mitad me lancé un clavado”, dijo Robben. “La del final del partido sí fue penalti”.

“Odio ver cualquier juego grande decidido por un momento como ese. Arjen Robben se tiró un clavado y engañó al árbitro para ganarse un penalti”, apuntó Danny Murphy, analista de la BBC de Londres y ex mediocampista inglés.

“El motivo lo tuvo el señor del silbato, es el que nos deja fuera del Mundial, porque si bien, su primer gol es bueno y es por descuido, era para irse al alargue, pero si el árbitro te condiciona y marca faltas que no eran y al final inventa penaltis que no son...”, reprochó El Piojo. “Sólo espero que la Comisión de Árbitros lo vea y se vaya a su casa”.

Indignados, los jugadores tricolores denunciaron al silbante. “El árbitro [Pedro Proenca] sí influyó. A partir de que hicimos el gol, todo nos marcaba en contra. Cualquier cosa dudosa, era para ellos”, lamentó Oribe Peralta. “El arbitraje fue muy malo. Teníamos que luchar contra eso y no nos queda más que levantar la cabeza”.

“Siempre a los equipos con más nombre en FIFA se les pita diferente”, acusó Giovani dos Santos. “No sé por qué, pero a México no se le señalaron faltas; a Holanda se le dejaba jugar como quisiera y la jugada del penalti es clara”.

“[Arjen] Robben ya se había dejado caer una vez. No le sacan ni amarilla y luego pitan un penalti inexistente, pero nunca vamos a poder ganarle al árbitro y tenemos que levantar la cabeza”, reflexionó Gio.

El capitán así lo vio también. “Eso tiene que cambiar”, sentenció Rafael Márquez. “Desafortunadamente, en esta Copa del Mundo no fue una ni dos veces las que nos afectaron, pero tampoco quiero poner pretextos por lo que pasó”.

La cólera de Rafa se acentuó justo cuando volvió a encontrarse con ese ilusionista holandés, quien se salió con la suya. Tras el silbatazo final del portugués Proenca, El Káiser de Michoacán sostuvo una fugaz, pero trascendental charla con el hombre al que supuestamente cometió la infracción que costó la sexta eliminación consecutiva de los verdes en los octavos de final mundialistas.

Serio, el capitán reveló que el jugador del Bayern le confesó “que no era penalti, pero que seguramente una de las anteriores, sí”.

Arjen se refirió a la jugada que provocó la fractura de Héctor Moreno. Después del error de Francisco Javier Maza Rodríguez, el habilidoso atacante de la Naranja Mecánica se enfiló hacia la portería defendida por Guillermo Ochoa, pero entre Rafael y el aún defensa del Espanyol se lo impidieron. Los dos le cometieron penalti.

Robben recordó aquella jugada con los dos centrales mexicanos: “El contrario [Moreno] me pegó en la espinilla y después me golpeó de nuevo. Si eso no es penalti, yo no sé de futbol”, precisó.

Se trata del jugador holandés más habilidoso, el que realmente marca diferencia en un partido, pero Rafael Márquez aseguró que no es alguien honesto. Aún con la sangre a punto de ebullición, el hombre que portó el gafete en Brasil 2014, lo acusó de exagerar los contactos que recibió en pos de conseguir jugadas a balón parado en favor de Holanda.

Y lo peor es que, desde su perspectiva, el árbitro Proenca sólo intentó protegerlo al decretar la pena máxima. “Sí estaba predispuesto”, acusó el zamorano. “Si conocen bien a Robben, lo estudian bien, de las 10 faltas que recibe, en cinco se deja caer y eso no es fair play”, se quejó el capitán.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

En video

{{video.node.date}}