En dos años, el estratega colombiano le dio una nueva identidad a Costa Rica

Dejamos imagen digna del futbol tico: Jorge Luis Pinto

AP
El equipo centroamericano llegó como víctima a la Copa del Mundo, se fue sin perder un partido y mantuvo en jaque a grandes potencias del orbe

@univ_deportes

SALVADOR, Brasil. — Llegó como convidado de piedra. Se fue como la sensación de la Copa Mundial, un país de apenas 4,5 millones de habitantes y con sólo tres mundiales previos sobre sus espaldas que puso de rodillas a varias potencias del fútbol.

Los costarricenses, que solo una vez habían llegado a octavos de final y en dos ocasiones no sobrevivieron a la fase inicial, alcanzaron los cuartos de final en Brasil tras dejar en el camino a dos históricos, Italia e Inglaterra, y al campeón europeo de 2004, Grecia. Y se fueron sin haber perdido un partido, eliminados por penaltis por Holanda en los cuartos de final.

"Estamos golpeados, pero nos vamos contentos", declaró Jorge Luis Pinto, técnico colombiano artífice del gran momento del fútbol tico. "Hemos hecho cosas importantes. Muchos no creían en nosotros, pero competimos de tú a tú con potencias".

"Hemos dejado una muestra de una organización, de un equipo competitivo, que tiene su comportamiento táctico, que no tuvimos temor de jugar contra potencias, que vino a jugar al fútbol", agregó.

Costa Rica le ganó 3-1 a Uruguay y 1-0 a Italia en una primera ronda en la que, ya clasificada, cerró con un empate sin goles ante Inglaterra que le hizo terminar primera en lo que fue considerado el grupo de la muerte. Sus rivales de grupo habían ganado siete veces en forma combinada la Copa Mundial.

Su avance a segunda ronda igualó la mejor campaña de su historia, la de 1990, un equipo dirigido por Bora Milutinovic.

Pero el plantel no se dio por satisfecho. En octavos derrotó por penales a Grecia luego de aguantar un empate con un hombre menos y pasó a ser el primer equipo centroamericano que llega a los cuartos de final de un Mundial.

Allí lo esperaba nada menos que Holanda, país que revolucionó el deporte en los años 70 con su concepto de fútbol total y que jugó tres veces la final de la Copa Mundial, incluida la que perdió en 2010 ante España. Los holandeses, no obstante, no pudieron superar el tramado táctico de Pinto, que diseñó un partido pensado para impedirles que atacasen de contragolpe, como prefieren.

Los ataques naranjas tropezaron una y otra vez con la muralla defensiva de Costa Rica, que además tiró con mucha efectividad la trampa del fuera de juego, evidenciando lo bien trabajado que está el equipo. Y Keylor Navas tuvo otra actuación monumental.

"Holanda tiene jugadores que han jugado Eurocopas, tres mundiales, y que juegan en las grandes ligas", recordó Pinto. "Sin embargo propusimos, esquematizamos un partido bien determinado en la parte defensiva".

Navas, portero del Levante, paró todo lo que le tiraron y fue ayudado dos veces por los maderos ante remates de Wesley Sneijder. Pero la suerte lo abandonó en los penales.

Navas fue un muro en los cinco partidos de Costa Rica, en los que permitió sólo dos goles, uno de ellos de penal.

Costa Rica dio de qué hablar por la forma en que presionó a sus rivales y su aplicación táctica, fruto de dos años y medio de trabajo al mando de Pinto, un estudioso del fútbol que nunca dirigió equipos grandes pero que demostró estar a la altura de los mejores estrategas.

"Hemos dejado una imagen digna de nuestro fútbol y eso vale mucho para el país", agregó.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter

En video

{{video.node.date}}