Por los estadios del mundo
Por los estadios del mundo
Inés Sainz

COLUMNAS ANTERIORES

08/07/2014 - 00:15
05/07/2014 - 06:15
01/07/2014 - 00:15
28/06/2014 - 06:45
25/06/2014 - 06:55

El cierre de la Copa del Mundo llegó

La tercera final mundialista entre Alemania —con sólidos argumentos— y Argentina —con el talento de Lionel Messi— está a punto de escribirse

deportes@eluniversal.com.mx

Un mes después el Mundial llega a su fin. Dos escuadras lograron cumplir el sueño de estar en la final, aunque sólo una de ellas disfrutará la sensación de sentir entre sus manos la Copa que todos desearon, pero que sólo un equipo tendrá el honor de levantar.

Alemania y Argentina alistan lo mejor de sí para escribir el tercer capítulo final entre ellos cuando de un Mundial se trata. Atrás quedaron los recuerdos de México 86 e Italia 90, pues Brasil 2014 marcará un nuevo hito en la historia de ambas selecciones.

El conjunto teutón busca su cuarto título en una Copa del Mundo y en este certamen no hay palabra que mejor lo describa que la contundencia; para muestra de ello basta saber que es la mejor ofensiva del Mundial con una asombrosa cantidad de 17 goles anotados, 14 de ellos derivados de una jugada y tres a balón parado.

Por si fuera poco, los dirigidos por Joachim Löw son el mejor equipo en cuanto a pasadores se refiere y si hablamos de su hombre clave, hay que nombrar al imparable Miroslav Klose, quien en este torneo se convirtió en el máximo goleador en la historia de los Campeonatos del Mundo, a quien lo único que le falta es levantar la Copa que se le negó en Corea-Japón 2002, cuando su equipo perdió ante Brasil.

Los siete goles anotados al anfitrión tienen a este equipo animado, confiado en su potencial y con la etiqueta de favorito por el futbol que ha desplegado; sin embargo, la Final no será ni tantito fácil si tomamos en cuenta que su rival en turno tuvo que esperar 24 largos años para instalarse en la última ronda.

Argentina no ha tenido a bien mostrar sólidos argumentos futbolísticos en el terreno de juego; incluso, ha sembrado serias dudas sobre su nivel en el Mundial, aunque eso sí, nadie le resta mérito por llegar a esta final invicto.

La Albiceleste, que quiere a como dé lugar su tercer título mundial, acumula hasta ahora ocho goles, siete de ellos producto de jugadas y sólo uno a balón parado.

Si tenemos que hablar de su referente, es innegable que Lionel Messi se ha convertido en pieza clave en el esquema de Alejandro Sabella. Leo tiene en la bolsa cuatro anotaciones y la satisfacción de que su talento ha sido factor en las victorias de su escuadra.

Es por ello que, jugando al cien o no, Argentina tendrá en sus manos la inmejorable oportunidad de hacerse del ansiado título y de paso consagrar a Messi como el indiscutible mejor jugador del mundo.

Finalmente y aunque en repetidas ocasiones he reiterado que las estadísticas no cuentan desde el momento en que el árbitro silba el inicio de un encuentro, resulta interesante saber que el último antecedente entre estos equipos se dio en Sudáfrica 2010, cuando Alemania venció 4-0 a Argentina en cuartos de final y que son seis las ocasiones en justas mundialistas (dos de ellas las citadas finales de 1986 y 1990) en que ambos conjuntos se han visto las caras. Definitivamente me encantaría ver al representante del continente americano salir campeón en Maracaná... ¿y ustedes?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter