La Cultura del Mundial
La Cultura del Mundial
Javier Vargas

COLUMNAS ANTERIORES

Duelo de táctica y estrategia

No te pierdas la opinión de Javier Vargas

@univ_deportes

Lo relevante del partido que hoy protagonizan Argentina y Alemania no está tanto en la destreza y condición física de los jugadores, sino en el talento para aplicar la táctica y estrategia establecidas por los entrenadores. En rigor, es un duelo de inteligencia. En el futbol, el dominio del balón corresponde a la técnica; su utilización racional, a la táctica; el logro del objetivo, a la estrategia. Ésta establece la meta; aquellas, los medios para alcanzarla. Una exige ingenio, las otras, tesón.
El futbol es un deporte enigmático. Conlleva variables, situaciones fortuitas, paradojas, cambios imprevistos e incógnitas. El reto de hoy es entre dos estilos diferentes. Uno potente, metódico y eficaz; el otro, flexible, creativo e impredecible. Como en las artes militares, a la estrategia corresponde la fijación de un plan; a la táctica, su realización. Ambas se complementan. Una establece el qué hacer y para qué; la otra, cómo hacerlo y por qué. La primera es el propósito; la segunda, el arte. Según el ex entrenador de futbol Hugo Tassara, la táctica es el sistema en movimiento. Resulta de la obtención de espacios suficientes, visión panorámica, capacidad de anticipación y movilidad. Para que sea eficaz debe ser punzante, dinámica y precisa.
Los alemanes se caracterizan por su funcionalidad (entendida como capacidad de los jugadores para realizar simultáneamente diversas funciones), así como por su disciplina y regularidad. Son fuertes y ordenados. Alemania fue uno de los primeros países en entender que los conocimientos científicos tienen relación con el rendimiento deportivo. Su eficacia táctica reside en el control del medio campo, los desplazamientos por las bandas, dos o tres pases largos y remate. Su ventaja estratégica está en el refinado arte de llegar a las redes.
Los argentinos se distinguen por su juego dinámico, una excelente técnica individual, capacidad ofensiva y la brillantez de sus goleadores. El general Juan Domingo Perón, ex presidente de Argentina, decía: “La lucha general es la estrategia; la lucha particularizada es la táctica”. Durante esta Copa Mundial, han mostrado claridad estratégica y flexibilidad táctica. El pensador Lao Tse dijo: “Lo flexible vence a lo inflexible, la ductilidad supera a la fuerza”.
Los entrenadores establecen la estrategia. Buen estratega es quien tiene objetivos claros, respuestas rápidas y confianza. “La confianza es la mitad del triunfo”, decía Napoleón. También debe conocer muy bien al rival y conocerse a sí mismo. Lao Tse dijo: “Quienes conocen a los demás son sabios, quienes se conocen a sí mismos están iluminados”. Así, una gran victoria se consigue cuando el corazón y la inteligencia se imponen sobre la fuerza. Que así sea.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter