La Cultura del Mundial
La Cultura del Mundial
Javier Vargas

COLUMNAS ANTERIORES

Sólo se encuentra lo que se desea

No te pierdas la columna de Javier Vargas

rj_vargas@terra.com.mx

Alemania es nuevo campeón mundial y la alegría por su gran triunfo es inversamente proporcional al esfuerzo por lograrlo. “Cuanto mayor es la dificultad, mayor es la gloria”, decía el orador romano Marco Tulio Cicerón. Argentina también merece elogios porque es digno subcampeón. Ambos conjuntos dieron lo mejor de sí. Un refrán futbolero dice: “Sólo se puede jugar bien en la medida que el contrario lo permita”. A lo que el ensayista Heiner Ueberle agregó: “Por lapidaria que parezca esta frase, siempre hay que recordarla puesto que muchos espectadores y directivos ven el futbol casi exclusivamente desde la perspectiva de su equipo, olvidando que el equipo contrario también participa”.

El conjunto vencedor mostró una excelente preparación; también el vencido. El novelista español Miguel de Cervantes decía: “El hombre bien preparado para la lucha ya ha conseguido el triunfo”. El éxito es una de las pruebas más extremas del carácter. Según Gerhard Vinnay, “El triunfo deportivo que se comparte indemniza por poco tiempo de las privaciones cotidianas... La sensación de felicidad que se vincula a los éxitos deportivos se debe a la fuga de la realidad, que facilita la adecuación a las condiciones irracionales imperantes”.

En el deporte y en la vida, sólo se encuentra lo que se desea, por inalcanzable que parezca. De ahí que el triunfo germano hay que celebrarlo. Lo que da la victoria es el anhelo de triunfar. El dramaturgo alemán Johan Wolfgang Goethe dijo: “El amor y el deseo son las alas del espíritu de las grandes hazañas”.

Por su parte, el poeta mexicano Félix Dauajare, en Evasión y presencia, dice: “Sólo se encuentra lo que se desea/ Tal vez lo más sagrado/ consista en señalar/ en dirigir los ojos/ hacia el sendero oculto y permanente/ que se lleva en la sangre/ en el ardor violento/ que edifica la paz sobre lo inalcanzable”.

El pensador griego Epicteto (55- 135 d. C.) dijo: “No se llega a campeón sin sudar”. Y el líder espiritual hindú, Mohandas Karamchand Gandhi, agregó: “Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado, un esfuerzo total es una victoria completa”. Sin embargo, el orador Cicerón, (106 – 43 a. de C.) advirtió: “La victoria es por naturaleza insolente y arrogante”. Pero si es merecida hay que celebrarla. Toda celebración es una ceremonia de alegría, ¿hay mejor manera de honrar al vencedor?

El poeta argentino Roberto Juarroz, en Novena poesía vertical, pregunta: “Celebrar lo que no existe./ ¿Hay otro camino para celebrar lo que existe?/ Celebrar lo imposible./ ¿Hay otro modo de celebrar lo posible? / Celebrar el silencio/. ¿Hay otra manera de celebrar la palabra?/ Celebrar el revés/. ¿Hay otra manera de celebrar el derecho?/ Celebrar la muerte./ ¿Hay otra manera de celebrar lo que vive?”.

Te invitamos para que también nos sigas a través de Facebook Twitter